Publicidad:
La Coctelera

Categoría: Instantaneas Personales

24 Agosto 2010

-Papi, nos llevas?-
-Ya están listas?-
-No. pero es para que se te vaya quitando el sueño.-
Me levante con gran dificultad y me vestí con lo primero que encontré.
-listo-dije cuando ellas me vieron.
- Que listo ni que nada así vestido no nos vas a llevar a la escuela-dijo la mayor de mis dos hijas alas que iba a llevar esta mañana a estudiar pues vivimos demasiado cerca de la escuela para disfrutar del servicio de bus escolar.
-Así! y como conque me voy vestido?-
Pues con pantalones y camisa, nada de sandalias sino con zapatos y te bañas y te peinas por favor-
-Bueno quien lleva a quien a la escuela?-me queje.
Después de un tira y encoje de algunos minutos termine vestido como para mi primer día de Kinder.
Por fin salimos de casa y pregunte la hora.
-6 de la mañana-
-Están locas? ustedes entran a las 7:20.-
-Si pero no vamos para la escuela sino para la casa de María que vive a dos cuadras. Es que queremos llegar todo el grupo de chicas juntas y como no nos hemos visto mucho durante el verano vamos a actualizar el muro (wall en facebook)-
-Pero yo esperaba dejarlas enfrente de la escuela que es mas seguro.-
-Estas loco? en este carro ni de fundas.-
Me estacione en una linea de fuego (fire line) que solo usan los bomberos y un Hammer 1 me pego cuando estaba retrocediendo. Resultado un hermoso golpe en la parte trasera del vehículo que lo hace ver feito.
Cuando las deje me quede pensando en como han cambiado las cosas desde el primer-primer día de escuela en que yo las llevaba de la mano y ellas arrastraban la lonchera todo el camino. Después las dejaba sentadas en su lugar muy recomendadas con la profesora y me alejaba llorando de la ternura de dejar esos pedacitos de mujer solitas, si mi en el mundo.

20 Agosto 2010

Como he dicho antes, en otros post, tengo mi vida grabada en fotos en mi mente.  me gusta el detalle y por eso puedo recordar hasta lo mas mínimo de una situación.  Es una desventaja para mi esposa que cuando algo me enfada ella dice que me pongo histórico (no histérico) porque me acuerdo y le recuerdo todos los anteriores errores hasta Adán y Eva.
Pero por alguna extraña circunstancia no recuerdo exactamente como conocí a mi esposa (le hecho la culpa al diablo que siempre la lleva aunque no siempre la tenga).  Lo que para mi se ha convertido en una discusión Bizantina; pues lo importante no es como nos hallamos conocido sino el hecho en si, para ella se ha vuelto prioridad de estado. Yo creo que es la venganza por años de decirle que ella no se da cuenta de nada.
Pues bien, "at portas" de celebrar mis 25 años de matrimonio, solido y feliz, este pequeño de talle ha sido la piedra en el zapato que pudo haberlo empañado. Estuve apunto de llamar al "Capulin Colorado" con aquello de: "Oh y ahora Quien podrá ayudarme? Pues me toco salirme solito de ese lío.
-A ver- dije yo cerrando los ojos para pensarlo mejor. -bueno es que no recuerdo el día ni la hora..-
Y la mire de reojo para darme cuenta que su mirada era fría y cortante.
-Pero lo único que recuerdo son esos ojazos verdes e intensos que me miraban fijamente- Que tal? nada mal, al parecer por el cambio en su rostro.
-Y que mas don gordo- dijo ella mas animada.
-Pues también recuerdo que sonreíste y por eso pude ver en un solo instante las dos cosas que mas me gustan de ti: tus ojazos y tu sonrisa.-
Pues a ella se le olvido que quería que yo me acordara de todo y a mi me volvió el piso debajo de los zapatos.

Ya se lo que están pensando: Que soy pura labia, que soy sinvergüenza y no se que mas. Pero la verdad es eso lo que recuerdo de ese instante. Mi esposa se encargo de contarme el resto:

-Con razón se te olvido todo y hasta pusiste cara de tonto.- me dijo muy sonriente.

31 Enero 2009

-Cuando las decisiones son de vida o muerte hay que ser hombrecito, decía mi papa, y tomar el toro por los cuernos. No se puede ir por hay 'sacando el culo a la vida".

Mi padre, hombre muy sabio me enseño cosas muy edificantes y de alto sentido practico; pero se le olvido decirme que para las mujeres todas las decisiones son de vida o muerte.

Me he cambiado de casa, mejor dicho, me fui del apartamento donde vivía para una casa algo mas grande y mucho mas cómoda. Antes de recibir felicitaciones quiero decirles que esta experiencia ha sido de lo mas caótica y enloquecedora para mi.

Lo hice en un camión de mudanzas que yo rente y, por supuesto, tuve que cargar y descargar (aunque no lo hice solito pues contrate dos "mechudos" que me ayudaron). Eso se debe  que tengo un harén de flojonazas que no levantan ni una mirada. A decir verdad algo hicieron: empacar. Cosa que no me fue permitido hacer por el hecho de que:

-al gordo le da lo mismo si se quiebra o no y no le pone mucho cuidado al asuntito-.

Dicho por mi esposa eso sonaba muy feo (si yo soy un dechado de virtudes como empacador). Entonces me abstuve de empacar porque quise evitar eso de "Te dije que no ponías cuidado".

Cargar el camión, limpiar el apartamento y entregarlo fue un juego de niños pero el descargue y la organizada de la nueva casa eso si que fue un "dolor de huevos". Yo había contratado a dos chicos para ayudarme pero mi esposa los convirtió en uno:

-No dejes que ellos solos lleven eso que es muy delicado, llévalo tú con uno de ellos.-

Pues da la casualidad de que casi todo era delicado. Yo quería descargar todo en el garaje y después organizar todo para no pagarle mucho a los ayudantes pero:

-y quien va a entrar todo eso después? si tu lo haces solo te vas a quejar del dolor de espalda por años (Calumnias de la oposición si yo no me quejo de nada).-

Llevamos del camión directamente las cosas a cada habitación de la casa donde iban a quedar. Muy practico dirán la chicas, claro como a ellas no les toca cargar todo de un halon.
Entonces antes de comenzar a organizar los muebles este pecho, o sea yo, dije:

-Piense bien donde van a querer los muebles antes de que los arme porque después no voy a mover ninguno.-

Como quien oye llover. Justo después de armarlos muebles ya los querían en otro lado. (tengan en mente que había cinco chicas con gustos diferentes y que todas son muy consentidas y ni hablar de cuanto tiempo costó ponerlas de acuerdo). Y en ese caso nadie pensó en mi espalda y, mucho menos, en ayudarme.  Pero ahí no para la cosa: está torcido, muy arriba o muy abajo. No mejor allí o mejor aquí. Para no alargarlo mas: si Dante hubiera visto mi mudanza le habría salido mejor lo del "infierno" de "la Divina Comedia".

Pero a todo pastel le falta la cereza. Cuando vino el hombre del cable instaló todo muy correctito y en su lugar excepto e modeml que puso en la sala. a mi esposa no le gusto y quiso moverlo. el hombre del cable, un jamaiquino de dos metros de altura me llamo aparte y me dijo con su vos de narrador de béisbol:

-It has adicional fees, buddy.-

-Matalucha, Goyita, déjalo ahí porque va a costar mas. te juro que yo lo muevo después.-

Pues lo único que le falto a la Goyita fue reportar al Jamaiquino por inepto y yo tuve que ponerme a mover el dichoso aparato, rompiendo paredes y reparandolas de una sola vez. (Y no pude olvidar la pintada porque me lo han recordado desde antes de tocar siquiera la pared).

Termine a las dos de la madrugada, tome una ducha. Luego, con la satisfacción del deber cumplido me fui a acostar. Mi esposa, la Goyita, me dijo:

-Lo siento mucho he sido muy mala contigo todo el día, pero para compensarte... -

(Aquí quiero hacer un paréntesis para decir a mis lectores menores que no hay necesidad de cambiar de pagina).

-..para compensarte te voy a dar un besito, Muuuaaa!-

-Un beso nada mas?-

Decisiones de vida o muerte: Vida para las mujeres y la muerte de los hombres.

Blogalaxia Tags:

25 Agosto 2008

El tiempo pasa y en su irremediable paso demoledor nos apabulla, nos pasa como una aplanadora por encima y nos hace alguna mella. De paso nos deja alguna s arrugillas y cientos de canas (en mi caso). Pero tercos de nosotros nos resistimos a aceptar que Kronos no se detiene. Ahhhh! La pérfida vida se encarga de recordarnoslo y usa su mejor estratagema, el mas inocente de los mensajeros; nuestros hijos.

Mi tercera hija, Verónica (Vero para los amigos y Ojos Figantes (gigantes) para mi) ha cumplido catorce años y yo la sigo viendo como un bebe. Ella se empeña en hacerme creer que ha crecido diciendome todas esas pendejadas de que ya tiene edad de trabajar (cosa que es falsa), que quiere aprender a conducir (cosa que es loca) y que ya tiene novio (cosa que es seria).

Siempre hago una pequeña reunión para los amigos y la familia donde celebramos el cumpleaños y ayer la hicimos. mucha música, mucho ruido y mucha risa. Después del ágape tuve un ratito de conversación con ella a solas y me pregunto:

-Papi que es lo que mas recuerdas de mi?-
-Pues cuando eras bebe-
-Ahí va otra vez. Toda vía te acuerdas?-
-Pues claro señorita si no hace mucho de eso?-
-Me refiero a que si te acuerdas de todo?-

Pues no de todo pero casi. Cada hija ha sido única y diferente y ha tenido sus momentos (todos los días). Cuando Vero tenia unos tres años su hermanita menor algo mas de año y medio,se me ocurrió llevar trabajo para la casa. Tenia que hacer un diseño de una etiqueta muy ligera, para un vino barato y no sabia que hacer. La lleve esperando que en la tranquilidad de mi hogar pudiera pensar mejor. Pero me equivoque. Sábado día de limpieza, música a todo volumen y niñas corriendo por todos lados. Mis hijas mayores salieron en compañía de mi esposa y mis hijas menores fueron encargadas al cuidado de su abnegado padre, o sea yo. No pude pensar porque ellas jugaban al circo, a la policía, a los bomberos, a ladrar como perros, a cantar como Pavaroti (pero sin afinar) y cuando yo perdía la paciencia a llorar. Opte por dejarlas en la sala mientras yo me refugie en la cocina pero todo fue en vano. la algarabía fue peor porque ya no estaba yo. Perdí la paciencia y salí hecho un energúmeno. Casi gritando le dije a las dos chiquitinas:

-Se pueden callar de una vez?-

Ellas me miraron asustadas sin decir nada. Entonces esa cara de susto me conmovió y me incline y les trate de explicar que yo estaba haciendo algo importante. Les dije que ellas estaban haciendo mucho ruido y les pregunte si entendían que yo estaba haciendo algo importante. Esa dulzura de tres años, abriendo esos ojos figantes me dijo.

-nosotias (nosotras) estamos haciendo algo importante, estamos fugando (jugando).-
.
Me tuve que olvidar de mi tonto diseño y dedicarme a algo muy importante también; jugar con mis hijas. Si que nos divertimos.

Lastima que crezcan y ya no quieran jugar con migo.

17 Agosto 2008

Ha estado lloviendo todo el día. En Bogotá no caen, por esta época, grandes aguaceros. Solo cae una llovizna con mucha brisa y un frío que cala los huesos.

La espero desde hace mucho tiempo, tanto que ya no se cuanto. Para distraerme he estado mirando todo por la ventana de la cafetería y me asombra la vitalidad de la ciudad. Los chicos cargados con libros que corren para la universidad, se tapan la cabeza con ellos, mientras el resto del cuerpo se cubre de agua muy fría. Allí un valiente debajo de un paraguas negro con otros diez paraguas para venderlos a los empapados parroquianos. Una señora perfectamente vestida a la que un vehículo que ha dado la vuelta a mucha velocidad le ha lanzado un montón de agua (ella casi ahogada le ha recordado el no muy elogiable trabajo de la anciana madre del conductor). En la otra esquina Hay una mujer gorda que vende golosinas, cigarrillos y otras chucherías, cubierta con un plástico gigante, oyendo radionovelas en un transistor y ajena a la lluvia y a la gente que corre (como si corriendo nadie se mojara). Justo enfrente de mi pero en la calle un hombre muy joven que también lleva algún tiempo esperando y que esta muy mojado sonríe con la sonrisa mas brillante pero estúpida cuando su "adorado tormento" llega pidiendo mil perdones por la demora ( ya no siente frío y juraría que esta muy seco el distraído). Por la acera de enfrente corren unos chiquillos con uniforme, inmunes al frío y hechos un mar de lo mojados que están. Los chicos corren y saltan sobre los charcos mojando a todos los que están a su alrededor. La gente los maldice y le hacen el "ole" al agua pero se resisten a ser mojados mas y se van corriendo. Un par de ancianas se amontonan debajo de una diminuta sombrilla que solo les cubre la cabeza mientras las gotas les caen por los hombros. Ellas no lo sienten porque tienen unos abrigos gruesos y botas contra el agua). Una chica con una minifalda da griticos cuando una gota de agua le cae en las piernas y parece una gata pues agua es lo que hay por todas partes. El trafico esta de tenido y veo la cara de los pasajeros de un bus que miran por las ventanas sin ver y que continuamente observan el reloj para reprocharle lo lento del paso del tiempo.

Después de mi cuarta taza de café y mi sexta empanada llegas tu y casi te odio por romper la magia de este instante.

16 Julio 2008

Yo siempre he tenido una animadversión a ver las personas muertas o siquiera a asistir al velorio. Al entierro voy porque hay que acompañar a los deudos y, lo mas importante, porque soy bien macho.

Hablando con mi madre en estos días le comente un episodio muy embarazoso que me sucedió. La madre de un amigo murió y yo no quise asistir al velorio. Pensando que la tendrían dos días en cámara ardiente, llegue a la cremación un poquito tarde: un día después. Mi madre rió divertidisima a pesar de lo trágico del asunto y me contó el motivo de mi terror a los velorios y lo ataúdes ocupados y abiertos.

Tendría yo cinco años cuando avisaron a mi madre que una tía abuela suya, que rondaba por el siglo, había muerto. Ella no era tampoco amiga de andar tomando chocolate en los velorios y mucho menos "rajando" del publico en los mismos. pero decidió asistir porque... bueno nunca supo porque (porque se le metió el diablo, creo yo). Entonces nadie la quiso acompañar y entonces el único lo suficiente mente grande para ir y lo suficientemente chiquitín para oponerse era yo. Así las cosas, Salimos los dos para el dichoso velorio.

Por el camino mi madre me dio la conocida pastoral: Nada de malcriadeces, prohibido dar patadas a las cosas, no molestar a tu madre cuando este hablando y cuidadito con tus impertinencias. No quiero que hables con nadie de nada y solo me hables a mi. Con tantas indicaciones que medio me dejo aturdido quince minutos al cabo de los cuales se me olvidaron.

una vez llegamos me pareció divertido dar de puntapiés las coronas de flores, me conseguí un amiguito para ponernos a correr alrededor del ataúd. (mi amiguito fue neutralizado y me quede solo y con ganas de joder (como diría mi papa). Entonces me conseguí un asiento y me subí a ver la viejita. Entonces comencé a dar mi opinión experta:

-Que viejita tan fea-

Aunque todos estaban de acuerdo con migo les dio dolor de estomago y me bajaron del asiento como si yo hubiera cometido un crimen. Me dejaron con mi mama y ella después de pellizcarme dulcemente se olvido de mi. El descuido le costo volverme a ver en el asiento tratando de coger el ramito de violetas que le habían puesto en el tocado. El grito de las nietas de la susodicha alertaron otra vez a mi mamita quien me repitió la dosis y me advirtió:

-Una mas y te llevo colgando de las orejas para la casa, caballerito.-

Pero siempre he sido sinvergüenza y ni de vainas me surtió efecto la amenaza. Y como nadie tuvo la inteligencia de quitar el asiento yo me volví a subir. Pero esta vez, por alguna razón solo me quede viendo el rostro de la anciana y entonces, súbitamente, se le abrieron los ojos. No fue como en las películas, de par en par sino un tantito; pero fue suficiente para pegarme el susto de mi vida y para toda mi vida. Me caí del asiento y me dio un ataque de histeria suficiente para que mi madre me agarrara por las orejas y me llevara corriendo para la casa. Al cabo de un rato de haberme llevado a los topes a la casa mi madre fue a verme a mi cuarto y me dijo:

-Condenado, me salvaste de una noche muy larga-

Y después de haberme consolado le pude contar lo sucedido. Ella me explico que suele suceder que los difuntos sufran espasmos musculares.

Espasmos musculares?Mis calzones. Ya se podrán imaginar el terror que tengo a los velorios

17 Junio 2008

Me desperté el domingo muy, muy temprano y después de revisar mi correo electrónico y lacoctelera. No mucho. Después de dar muchas vueltas en la cama y de ver tv sin sonido para que la Goyita no se despertara decidí tomarme un mate.

Recogí el periódico y lo leí mientras sorbía mi mate (extremadamente caliente como me gusta). después de leer casi todo el periódico, incluyendo los clasificados y el obituario me fui la cocina a hacer el desayuno.

Debí haber hecho mucho ruido porqué de todas la puertas salieron cabezas despeinadas con animo de reclamarme. pero desde dentro de uno de los cuartos se oyó la voz de mi hija menor (que no tiene nada que envidiarle a la de Nino Bravo) diciendo:

-Mi papa esta haciendo desayuno, Nooooo!-

Entonces salieron del todos los cuartos, como hormigas soldado, las mujeres de mi casa, me agarraron de los brazos y, después de regañarme por haberme levantado sin permiso, me advirtieron que ellas iban a preparar el desayuno el día del padre y que yo tenia prohibido hacer algo. Pues bien, esto sucedió a las 10:00 a.m. y me toco aguantarme el hambre hasta la 12;00 m. cuando se levantaron. Así que aguante hambre como un condenado en nombre del "día del padre". El menú fue: jugo de naranja, pan tostado y café (Que mas se podía esperar de esas flojas).

-Bueno y nos vamos para la playa!-

y todas dijeron:

-Siiiiiiii!-.

Yo no quería ir. Había mucha humedad y me fastidia andar pegajoso. El bronceador en esas condiciones es una tortura y si no me pongo me doro como un camarón y la quemada me dura por lo menos una semana. Ni modo. Mi casa es un matriarcado y uno contra cinco no se puede. Ademas se armo una tropa interesante con algunos amigos papas, sus hijos, los novios de mis hijas mayores y algunos colados que no supe de donde salieron. en fin, que lo pasamos riquísimo. Jugamos Voleibol y a los "ahogaditos" un buen rato.

Pero la playa da mucha hambre y entonces nos fuimos a cambiar porque mis hijas me querían invitar a almorzar (bueno a cenar a esas horas). Pero no es fácil. Un hombre como yo se baña en 5 minutos, se afeita en 3 se viste en 10 y sale. Pero las chicas: Uh, Uh. Tuve que esperar vestido y alborotado por lo menos 1 hora y media para poder salir a comer. cuando llegamos al restaurante, la espera por la mesa fue de veinte minutos y para cuando nos sirvieron ya eran las 9:30 p.m.

Si, las cosas que tiene uno que soportar el día del padre. Creo que rebaje por lo menos 5 kilos.

11 Mayo 2008

La vida es una cadena de instantes. Algunos de esos momentos son tristes, aburridos o inciertos pero los otros, los buenos, cuando son mas, mas intensos y reconfortantes, inclinan la balanza hacia la felicidad.

Todo el mundo habla del instante en que se ve por primera vez un hijo. Es un momento mágico en el que uno se conecta con ese diminuto ser, indefenso y todo ternura que lleva una parte de ti. No creo ni imaginar lo que siente una mami cuando ve, esa cosita que llevaba dentro, por primera vez.

Pero yo recuerdo el día que fui a conocer mi primera hija. La noche anterior mi esposa había hecho trabajo de parto en la casa y solo hasta que salió el sol nos fuimos para emergencias y justo una hora después de haberla ingresado a la clínica nació mi hija. La tuvieron en recuperación por dos horas y después la llevaron a una habitación, una vez allí me autorizaron para verla.

Cuando llegue y las vi, la Goyita (como le digo a mi esposa) estaba observando el bebe con una inmensa ternura. le sonreía y acariciaba las manitas absorta, embelesada. Cuando noto mi presencia torno su mirada hacia mi con sus hermosos ojazos verdes muy abiertos. Y entonces me sonrío con una sonrisa, amplia y limpia. Esta imagen quedo grabada en mi mente para siempre aunque fue solo un instante. Y la amé por ello.

Ella era casi una adolescente, pero su vida se transformó drásticamente. Ya no éramos una pareja sino una familia y entonces se oyó en nuestra casa la palabra, mama.

Blogalaxia Tags: